ING Y EL “FRESH BANKING” versus BANCOS DEMASIADO “FRESCOS”

Sofocante mañana de Agosto en Alicante. Tras dos horas de exasperantes trámites administrativos, de caminatas para arriba y para abajo, entro en mi próximo destino: el banco. Con mi último aliento estiro de la puerta deseando que este martirio de mañana termine ya, doy dos resignados pasos y… ¡sorpresa! Entro a un mundo naranja donde el aire acondicionado, un cómodo sofá naranja, una revista para hacer los 4 minutos que una pantalla señala que falta para que me atiendan y caras sonrientes por doquier, me dan la bienvenida. Tomo asiento agradecida por el apacible ambiente, y… ¡sorpresa! Uno de los encantadores muchachos que trabajan en la entidad me ofrece tomar una refrescante botella de agua de la nevera que tienen situada a tal efecto junto al sofá, para dar cobijo a los acalorados clientes. Por supuesto acepto, mientras me pregunto cómo a nadie se le había ocurrido antes ser tan atento con los clientes que vienen a entregarte su dinero. Mientras tomo mi botellita de agua, sonrío para adentro pensando que el banco de enfrente desde donde vengo tenía el bolígrafo con el que he firmado determinadas obligaciones sutilmente atado con una cadena, no sea que me lo fuera a llevar. Qué ironía. Supongo que por eso vengo a que este sea mi banco (“y cada día el de más gente”).

Obviamente, estoy hablando de ING, la compañía que ha sabido dotar de personalidad a su marca en un sector saturado y, en general, bastante “antipático” para el gran público como es el sector bancario.

Desde sus inicios, su comunicación fue diferente, fue el precursor de una manera de hablar al consumidor cercana, sin terminología enrevesada, sin complicaciones, para hacerse entender por todos. Así, poco a poco ha ido ganándose la simpatía de miles de clientes en nuestro país, para quienes los inconvenientes iniciales como carecer de sucursales físicas han ido disipándose en beneficio de las grandes ventajas de las que esta entidad ha sabido erigirse el líder: no cobrar comisiones, no tener “letras pequeñas”, no querer complicaciones innecesarias para el cliente, ofrecer rentabilidades estrellas respecto a sus competidores, una atención telefónica impecable, amplitud de horario, etc.

Y por si aún había gente recelosa de realizar operaciones a través de banca electrónica, en los últimos años ING Direct ha abierto un considerable número de sucursales físicas por toda la geografía española, para que puedas ir a que te sonrían en directo. Porque por supuesto, las sucursales no iban a ser menos “fresh banking”, su diseño está plenamente integrado con la identidad de la marca, y ofrecen esos elementos que destacan frente al resto de entidades bancarias.

Quizás me estoy dejando conquistar por una mísera botella de agua o por una sonrisa. Pero es indudable que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Y si esta entidad es a la única que se le ocurren acciones promocionales de este tipo, puede que no esté tan tuerta. O que el resto sean demasiado ciegos…

Imagen | Lorena Blázquez

Anuncios

4 Respuestas a “ING Y EL “FRESH BANKING” versus BANCOS DEMASIADO “FRESCOS”

  1. Jesús Orbea Mira

    Mantengo desde hace mucho tiempo (y creo que lo he escrito en algún sitio) que la buena comunicación publicitaria no ha de “gritar más”, debe “susurrar mejor”. Los pequeños detalles con lo que tú te dejas “sobornar” son muy importantes: son caricias, susurros…

  2. Totalmente de acuerdo. Una pena que no todas las empresas se den cuenta… Ni siquiera ahora que están viendo las orejas al lobo!!

  3. Muy buena observación. Soy cliente desde ya años de ING y la verdad es que marcan las diferencias.
    -no se paga comisión.
    -todas las gestiones online y sin complicaciones.
    -en las oficinas todo el equipo es muy atento, servicial y amable.
    -te ingresan un tanto % en tu cuenta de los gastos fijos domicialicados, ect…

    Aquí sí podemos aprender algunos detalles de que como hay que atender y luego fidelizar a un cliente.

    • Estoy de acuerdo, Wilhelm. Seguro que también tendrán sus fallos, pero no hay más que escuchar a los clientes de banca en general, las opiniones que tienen de otras entidades frente a la imagen que ha conseguido construirse ING. Hay mucho que aprender… 🙂

      Gracias por comentar!

      Lorena

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s